Laura Geller Highlighter French Vanilla

junio 8, 2017

 

La marca americana Laura Geller es conocida por hacer sus productos horneados a la manera artesanal italiana. Y no, no estamos hablando de pizzas, aunque también son productos horneados italianos muy buenos.

Sus productos se caracterizan por poseer una alta calidad y excelente pigmentación que se mantiene durante todo el día sin ningún tipo de desplazamientos de productos. Su calidad está fuera de toda duda y lo he comprobado en productos como The Wereables Color Story

Los iluminadores me pierden

Al ser amante de los iluminadores, como bien sabréis,  caí en la tentación de adquirir el famoso iluminador  French Vanilla con ese único color beige. El producto es muy caro porque hay que pagar ¡unos 37$ por solo 1,8gr! Pero al irlo a comprar pensé “vale la pena es de Laura Geller”.

Presentación del iluminador French Vanilla y packaging

El packaging es muy modesto de color negro. Está hecho de plástico con forma redonda y la mitad de la tapa es transparente que nos permite visualizar el color del producto. Es resistente a las caídas, sí, lo tengo comprobado en varias ocasiones. En la parte inferior tiene un pequeño espejo. Me recuerda un poquito al espejo del iluminador Star Powder Grace de Gerard Cosmetics, del que ya hablé en otro artículo.

El iluminador empieza su vida en forma de líquido que  se vierte en moldes de barro cocido, los cuales se colocan en un horno durante 24h y posteriormente de ¨baked¨ en el horno hasta estar acabado manualmente por los artesanos italianos. Por lo tanto, supongo que ese es el motivo por el cual tiene esa forma tan redondeada, y por cierto, también comprendo visto la laboriosidad de hacerlo el precio que tiene.

Aplicando  French Vanilla de Laura Geller

 

El iluminador nos viene con dos tonalidades de beige natural: una clara y otra un poco más oscura pero la verdad yo no aprecio mucho la diferencia a primera vista. Su única textura muy cremosa con acabado satinado podemos aplicar a cada zona del rostro. No contiene ningún tipo de purpurina ni brilla excesivamente. Por lo tanto, se funde a la perfección con nuestra piel, dejando la iluminación sublime. Es reseñable indicar que tampoco tiene ningún olor que considero un gran plus. Es ideal para sellar el corrector,  iluminar el lagrimal, zona de cejas o como sombra de ojos porque añade un poco de cobertura. Así lo suelo usar yo.

En cuanto a la aplicación uso una brocha aunque últimamente, prefiero usar la Beauty Blender para aplicar todo tipo de polvos e iluminadores.

Mi verdicto: me encanta este iluminador,  sin embargo yo no lo llamaría iluminador porque no lo es para mí. Añade ese resplandor en el rostro pero no lo suficientemente para considerar denominarlo iluminador. Este hecho no cambia que es un producto fenomenal que añade suavidad al rostro unificándolo. En mi caso no me marca las finas líneas mímicas o primeras arrugas. Normalmente suelo usarlo como polvo acabador de maquillaje.

¿Y a vosotras cómo os resulta?

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior Siguiente post